La mano del monumental

A medida que pasa el tiempo la vida se encarga de darnos momentos buenos y malos. A veces casi impensados. Para algunos siempre es motivo de festejo las cosas lindas de la vida que nos dan siempre alegría y sobra la felicidad. Para otros la cosa es difícil. Algunos pagarían cualquier cosa para desaparecer esos momentos embarazosos que todos hemos pasado alguna vez.

El monumental de River ha sido testigo de encuentros memorables en toda su historia. El capricho de la memoria nos lleva hasta el año 1993. El 5 de septiembre se jugaría el partido de vuelta en Buenos Aires por el eliminatorio rumbo a Estados Unidos 94. En el último partido por jugarse en las eliminatorias. Argentina necesitaba la victoria para no jugar el repechaje contra Austria. Mientras que Colombia con un empate le bastaba para sacar su boleto al mundial.
Pero vamos a los hechos. Un marco lindísimo. El jugador número 12 argentino debe ser sin duda uno de los mejores del mundo. Con la presión al tope Colombia iba a buscar su empate que le permitiría jugar su tercer mundial.

La ley y la orden. El señor: Ernesto Filippi (Uruguay).daría el pitazo inicial en la cancha de River. Argentina inclinaría las cosas rápidamente a su favor volcándose en campo rival desde el inicio del encuentro. Si bien es cierto Colombia sólo necesitaba un empate. En Argentina todo es más difícil.
En los primeros minutos del encuentro todo daba a indicar que el gol caería por su propio peso. Un Batistuta con mucha hambre de gol. Una defensa colombiana muy imprecisa en los primeros minutos. No daba la seguridad para un encuentro de este voltaje. El tiempo pasaba y Colombia hacia lo que dice el manual del fútbol de visitante. Aguantar los primeros 20 minutos la presión del local y luego neutralizar el partido.

Pasaron 20 luego faltaron 10 minutos para el final del primer tiempo y “El Bati” no la podía hundir. El tiempo seguía pasando y la figura de un joven Oscar Córdoba fue creciendo. La angustia seguía creciendo y toda Argentina se olvidó que Colombia tenía un enganche de oro. En tres cuartos de cancha “El Pibe” recoge un balón y se la lleva hacia adelante. Manda el toque mágico y aparece un rapidísimo Freddy Rincón para que a los 41′ dé el primer golpe en Buenos Aires. Final del primer tiempo y Colombia daba una cátedra de cómo ser eficaz en el verde.

Empezando el segundo tiempo. La historia. La lógica y las 75.000 personas en el estadio se rehusaban a creer que esto acabaría así. Batistuta uno y Batistuta otro y se acabó.

Argentina al mundial. Pero no. A 5 minutos de empezado el segundo tiempo el hombre gol de la primera parte puso un pase largo al Tino Asprilla. Una defensa mal parada. Un enganche hacia adentro y a cantar señores. Dos a cero y la sensación en el estadio era como tomar agua con aceite. Si la sensación era esa con el segundo imagínense si les digo que a los 17 minutos Leonel Alvares desborda por izquierda y mete esos centros venenosos para que nuevamente Rincón se gane el saludo a la madre de todos los argentinos en el Monumental de River.

La bronca de un pueblo que se sentía prácticamente ultrajado. La bicampeona del mundo y sub campeón vigente caía en su templo. Aferrados más al milagro del empate, ni los mismos colombianos podían creer el marcador. La historia aun no acababa. El tino Asprilla aprovecha una mala salida de la defensa albiceleste y nos enseña lo hermoso que puede ser un gol. Premio a nunca ser conformes con el resultado. Minuto 30 y presidente. Periodistas argentinos. Camarógrafos y Maradona en la tribuna querían que se acabe el encuentro.

Con cuatro goles anotados. Colombia yacía satisfecha por lo hecho en bueno aires. La clasificación estaba asegurada y se escribía una página histórica en el fútbol mundial. Faltando 6 minutos para el final aparece un tren dejando la cerecita del postre. Pase de Asprilla y Valencia pone la mano completa.

Ese gol ya no se gritaba por la clasificación al mundial. Se gritaba porque nadie había podido marcar 4 menos 5 goles en esa cancha. La alegría era inmensa y doble. Cualquier selección daría todo para ir al mundial y también cualquier selección daría todo para sacar este colosal resultado.

Un día memorable para el recuerdo eterno. Caía un paquidermo en su propio hogar. 11 colombianos decidieron inmortalizarse en tierras ajenas. A tomar café. A bailar ballenato y cumbia que esto no es cosa de todos los días. Sin duda con este resultado tenía que ser la época dorada de la selección colombiana. Se juntó una generación increíble de estrellas y lo que lograron fue una hazaña que se guarda en las bóvedas del recuerdo del fútbol mundial.                                                                                   

Así arrancaron:
Argentina: Goycochea; Saldaña, Borelli, Ruggeri, Altamirano; Zapata, Redondo (ST 24’ Acosta), Simeone, Leonardo Rodríguez (ST 9’ Claudio García); Medina Bello y Batistuta. DT: Alfio Basile.

Colombia: Oscar Córdoba; Herrera, Perea, Alexis Mendoza, Wilson Pérez; Leonel Álvarez, Gabriel Gómez, Valderrama, Rincón; Asprilla y Valencia. DT: Francisco Maturana.

Anuncios

Adiós al eterno capitano


Adiós al capitano, adiós al hombre que le dio tantas alegrías a su pueblo, adiós al jugador que me hizo creer en  goles imposibles. Al que hizo que me enamore de una señora para toda la eternidad. El hombre que hizo que mis colores favoritos sean el blanco y el negro. Irónicamente este espacio tiene este nombre gracias a él.

Sabía que el día tenía que llegar pero me resistía a pensar en ello. Por la pasarela del adiós desfilaron todos los grandes y pequeños,

tarde o tempano tenía que llegar y llegó. A los 36 años mi ídolo de toda la vida no seguirá mas defendiendo los colores de la Juventus de Italia. Un golpe durísimo para todos aquellos amantes del buen fútbol y la fantasía pura.

Un guerrero de una y mil batallas. Siempre diré que Alex es uno de esos jugadores distintos  con otro panorama de juego. Quién puede olvidar el gol a los teutones en la semifinal de la copa del mundo del 2006. Uno de los pocos hombres que se dio el lujo de ganarle a los dos elefantes de España y del mundo en su propia cancha me refiero a Barcelona y Madrid. A Pinturicchio no le importó tampoco irse a segunda división con el equipo de sus amores. Un ejemplo claro de la lealtad a un cuadro con mucha historia.

Alex nos acostumbró a todos los críticos del fútbol a observar al futbolista italiano no de la manera mezquina ni dura como mayormente se le conoce. Un hombre que siente y sentirá el fútbol de otra manera, con una pegada increíble, es uno de esos jugadores que siempre sus goles salen elegidos entre los mejores 5 de los programas deportivos.

Un estandarte para toda Turín, los hinchas de la Vecvhia Signora se quedan sin el paladín guardián de esa historia rica y llena de títulos.El hombre record con Juve tuvo el honor de defender la camiseta más ganadora de títulos italianos 677  partidos en sus 19 años  en serie A. Con 284 goles marcó una nueva era en el cuadro bianconero.
Atrás quedaron los titanes juventinos Michelle Platini y Paolo Rossi. Parecía imposible superar los números del bambino de oro y el derroche del manual completo de Platini. Pero Del Piero se encargó de dejar atrás todos esos números y estadísticas históricas.Ahora los días como jugador están contados. La temporada 2010/2011 será la última de todas. No más pre-temporadas.
No más concentraciones. No más roturas de cabezas y cinturas para los rivales. No mas apariciones en el Play station.  Alessandro Del Piero deja el fútbol  para enrumbarse en otra aventura. Los que sentimos el fútbol de una manera especial nos toca acostumbrarnos a observar al 10 bianconero en el lugar que se ganó.

El cambio será brusco, el dejar los chimpunes y las canchas de lado para convertirse en una leyenda. Es así que se deja de escribir en las páginas del fútbol las jugadas y goles de un hombre que siempre se caracterizó por cambiar su sueño de niño por la realidad de adulto. Ganarlo todo con el equipo de sus amores.

La sangre morada de Alianza lima

Un año más un mes más. Octubre para la sociedad limeña no es un mes cualquiera y menos para los fanáticos blanquiazules. Alianza lima fundado un 5 de febrero del 1901es uno de los equipos con más tradición en el futbol peruano y de toda Sudamérica. Los íntimos o los potrillos como se les conoce, tienen una singular forma de festejar el mes de los milagros. Fiel a su devoción por el Cristo de pachacamilla. El conjunto de La Victoria cambia su atuendo tradicional azul y blanco por el de morado y blanco cada año durante todo el mes de octubre.

Aferrados a un libro lleno de tradiciones, anécdotas, encuentros peculiares y logros, cuenta la historia que el equipo del pueblo enfrentaría un 25 de septiembre de 1955 al Sport tabaco conocido hoy en día como Sporting Cristal, por una fecha más del torneo local. José Carrión, “El chino Pepe” para los más confianzudos y curiosos era el utilero del equipo. Por esos tiempos la marca Player  era la encargada de vestir a los victorianos. Problemas económicos no dejaron acabar  los uniformes para los grones, así que “Chino Pepe” tuvo la grandiosa idea de resolver el inconveniente llevando tela con la que vestían los devotos del señor de los milagros, congregación a la que él pertenecía. Alianza entro al Estadio Nacional entonces vestido de morado y logrando una victoria por 2- 1 contra Sporting Tabaco.

Excavando más en la historia encontramos que fue recién en el año 1971 que Alianza Lima viste oficialmente la indumentaria morada en unencuentro contra Sporting Cristal, cabe la casualidad nuevamente. Alianza lima vencería  a los celestes por dos a cero un 3 de octubre en el Estadio Nacional.

La confusión de fechas es abismal, casi 20 de diferencia. Esto se debe a que el famoso “Chino Pepe” narró y respondió estas preguntas a sus casi 70 años y pudo confundir este hecho importantísimo con una efeméride de su vida. Ya que el barrio victoriano fundado en 1920 fue desde su inicio un  distrito que acogió en sus hogares a familias negras siempre devotas del señor de los milagros. La procesión ingresó por primera vez en el distrito en el  año 1954.

Es tanta la fe que adueña a los jugadores íntimos que se dan un tiempo en sus prácticas

 para cargar en andas al Cristo morado en procesión. Lo importante es que alianza lima refleja toda la historia de su distrito. La kimba, la jarana, la alegría, el festejo, el luto y un cuadro rendido a su devoción es uno de los equipos más representativos del fútbol peruano.

La última cita

A vísperas de una nueva eliminatoria vuelve a visitarnos una vez más la ilusión de participar en la fiesta futbolística más importante del mundo. Se acercan las eliminatorias Brasil 2014 y la incertidumbre, las ansias y  la angustia por cada resultado se vuelven a adueñar de cada uno de nosotros.

Parece una eternidad, regresando en la máquina del tiempo tenemos que saltar hasta el año 1981 para ver la última clasificación del cuadro peruano a una cita mundialista. Por esta época se disputaba las eliminatorias para el mundial en España 82.

La modalidad de clasificación era distinta, la conformaban tres grupos el ganador de cada uno de ellos iría al mundial. El seleccionado peruano integró el  segundo, compartiéndolo con el siempre fuerte Uruguay y el cuadro cafetero. El primer paso lo daríamos en Bogotá, un 26 de julio, en el estadio Nemesio Camacho. El campin seria testigo del primer encuentro de la selección peruana visitando a su similar de Colombia. Los dirigidos por Carlos Bilardo llegaban en mejor situación que Perú. El cuadro peruano atravesaba problemas de coordinación con los jugadores que militaban en el extranjero.

En un encuentro durísimo, Perú jugaba hasta con tres rivales, la selección colombiana, el público y la altura factor fundamental por el  cual  Bilardo (DT), Maturana y compañía hacían de esta selección muy dura de afrontar. El primer gol llegaría atreves del colocho Herrera a los 47 minutos de la segunda parte. Con el resultado en contra  y un penal errado por Teófilo “el nene” cubillas atajado por Zape en el primer tiempo. “recordando que fue el único encuentro que jugó  el nene en esas eliminatorias”. Todo daba a indicar que los puntos se quedaban en casa, pero al minuto 84 apareció Guillermo la rosa para dejar las cosas 1-1.  Perú sacaba un valioso empate.

El 16 de agosto Julio Cesar Uribe y “Patrulla” barbadillo firmarían el 2 a 0 en el partido de vuelta contra Colombia y la ilusión se hacía más fuerte. faltaba enfrentar al favorito y dos veces campeón del mundo.

El estadio centenario de Montevideo abriría sus puertas un domingo 23 de agosto para recibir al conjunto peruano dirigido por  Elba de Padua Lima “Tim”. Un marco siempre duro, el factor local se hizo sentir desde el primer minuto del encuentro, pero aquellos once vestidos de blanco y rojo harían historia en el mítico estadio uruguayo, Quiroga, Duarte, Díaz, Chumpitaz, Rojas; Velásquez, Cueto, Uribe; Barbadillo, La Rosa (Olaechea) y Oblitas. Dieron dura batalla ante los charrúas. En una guerra infernal el primer gol llegaría a los 40 minutos mediante un zapatazo de Guillermo la rosa.

Ya en la segunda parte del encuentro pasaron 3 minutos del pitazo inicial del árbitro chileno Juan Silvano cuando Julio Cesar Uribe  de un zurdazo estampo el balón  para enmudecer a toda la nación  celeste. 63 minutos de fútbol pasaron para qué los de la plata gritaran gol. Victorino descontaría para los charrúas e  intentaría  la remontada celeste sin éxito alguno.

El 6 de septiembre de 1981 es hasta ahora uno de los días mas recordados por todos los peruanos. 45 mil peruanos Recibirían a Uruguay en el

Estadio Nacional. El encuentro acabaría empatado sin goles. Dando así la merecida clasificación al mundial de España disputado al año siguiente. Han pasado 30 años de aquella hazaña gloriosa. 18 millones de peruanos  presenciarían por última vez la partida hacia un mundial por cuarta vez en la historia.

Este fue el resultado de un conjunto con mucha magia en la mitad de campo gracias a Uribe y Cesar Cueto, una defensa solida con el veterano Héctor Chumpitaz y la cuota de gol  la puso

“El tanque” Guillermo la rosa.Un día para recordar, un domingo histórico donde se quedará incrustado en la mente de los presentes y los que no estuvieron también.Un día creado a base de fe, buen fútbol y humildad. Sin duda formará parte de la historia.